Cosecha
1

Cosecha

Más de 200 años de recolección selectiva del café nos han enseñado que esta es la mejor manera de seleccionar los frutos más maduros. No hay nada que pueda reemplazar la experiencia de los recolectores capacitados. Recientes estudios indican que el uso de un dispositivo denominado “canguaro” facilita la recolección manual del café. El canguaro evita que las cerezas caigan al suelo y se pierdan.

Despulpado
2

Despulpado

El beneficio o manejo poscosecha es de gran importancia tanto para la calidad del café como para las iniciativas de conservación ambiental. Es importante minimizar la cantidad de agua que se utiliza, para que el proceso sea amigable con el medio ambiente y el caficultor pueda ahorrar dinero.

Remoción del Mucílago
3

Remoción del Mucílago

Luego de haber eliminado la pulpa de los frutos, se seleccionan las mejores semillas y se remueve mecánicamente el mucílago (una capa gruesa y pegajosa, adherida al grano). Posteriormente, se secan los granos, moviéndolos periódicamente. Al usar este sistema, muchos caficultores colombianos han logrado reducir el uso de agua a menos de un litro por kilogramo de cerezas.

Secado
4

Secado

El café se puede secar mediante la exposición directa a la luz solar o el uso de una secadora mecánica. Al secar el café, es importante mantener un contenido de humedad de entre el 10 y el 12%. Si el contenido de humedad de los granos es inferior, la calidad del café verde de exportación se verá afectada.

Trilla
5

Trilla

Una vez que se seca, el pergamino (una capa delgada que recubre el grano) debe eliminarse mediante el uso de una máquina especializada, conocida como trilladora. Una vez que se trilla el café, los granos están listos para la exportación o el procesamiento a nivel industrial.

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial